menú

Googlecito, googlecito, dime…

Google se ha convertido en nuestro oráculo, a quien nos dirigimos cuando necesitamos información, consejo o incluso consuelo. Se nos olvida, sin embargo, que los buenos oráculos, los verdaderos, hablaban más sobre nosotros mismos que sobre el mundo que nos rodea. Pues bien, desde 2004, Google ha decidido también contarnos cosas sobre nosotros mismos a través de su aplicación "Google Trends".

Ilustración por Klifton Kleinmann.

Google Trends es un proyecto que permite ver lo popular que una determinada palabra clave es entre todas las búsquedas hechas a través de Google. En otras palabras, muestra la frecuencia con la que se introduce un término de búsqueda en particular en relación con el volumen total de búsquedas. Esta herramienta nos permite restringir la búsqueda a una región del planeta en particular y a un período de tiempo determinado. Por ejemplo, si buscamos "tomate" en el Reino Unido durante 2015, Trends analiza un porcentaje de todas las búsquedas en Google en el Reino Unido en 2015 y nos dice hasta qué punto la palabra “tomate” fue popular en relación con todas las búsquedas que los residentes ingleses han hecho en 2015. Google Trends también permite al usuario comparar el volumen de búsquedas entre dos o más términos, entre dos o más regiones y entre dos o más períodos de tiempo. Así, podemos determinar si la palabra "tomate" era más popular en 2015 o en 2014, si era más popular en el Reino Unido o en Australia (ver Figura 1) y si era más o menos popular que "zanahoria".

Figura 1. Captura de pantalla de Google Trends, comparando la popularidad de “tomate” en el Reino Unido y en Australia.

Google Trends ha ganado popularidad entre las comunidades científicas de varias disciplinas. La medicina, por ejemplo, utiliza esta herramienta para conocer, en tiempo real, la evolución de una epidemia, o para detectarla antes de que los afectados lleguen a las salas de urgencias. Muchos pacientes buscan síntomas o remedios caseros antes de ir a un médico. Tener acceso a los datos sobre estas búsquedas de la web, como los que proporciona Google Trends, anticipa la detección de varias epidemias y proporciona un mayor margen de maniobra a las autoridades sanitarias.

En 2008, Google desarrolló "Google Flu Trends" (ahora cerrado), una aplicación que supervisa varias palabras clave relacionadas con la gripe e indica el nivel de incidencia de la enfermedad entre la población en una región específica en tiempo real. Flu Trends podía detectar brotes regionales de gripe entre 7 y 10 días antes de lo que los sistemas de monitoreo convencionales de los centros de control y prevención de enfermedades puedían hacerlo.

Flu Trends sólo supervisaba los brotes de gripe y de dengue, pero varios autores han utilizado Google Trends para detectar brotes de muchas otras enfermedades o para detectar patrones estacionales de ciertos síntomas. La detección de los patrones estacionales de ciertas enfermedades es a menudo difícil con los datos tradicionales ya que, por ejemplo, algunas enfermedades no requieren consulta médica. Investigadores como David Ingram, Camilla Matthews, Camille Pelat, David Plante y Louise Rossignol, entre otros, han investigado varios patrones estacionales de la enfermedad utilizando Google Trends. Dos de las enfermedades que estudiaron –las infecciones del tracto urinario y los ronquidos– parecen mostrar picos de incidencia marcados: tenemos más infecciones urinarias en verano y roncamos más en invierno y durante el inicio de la primavera. Para estudiar las infecciones urinarias, los autores no sólo utilizaron datos de Goolge Trends sino también datos de ventas de medicamentos y encontraron el mismo patrón estacionario, sugiriendo que Google Trends puede realmente capturar el estado de salud de la población con la ventaja de que los datos de Google Trends son mucho más fáciles de consultar.

La medicina no es la única disciplina que ha sabido utilizar estos datos para decirnos cosas sobre nosotros mismos. Varios economistas han utilizado Google Trends y han confirmado que la búsqueda de determinadas palabras clave son un excelente indicador de varios elementos de la actividad económica, casi en tiempo real. Los indicadores tradicionales de los mismos elementos de la actividad económica aparecen en las estadísticas oficiales meses o incluso años después. Consideremos las estadísticas de los bienes raíces: no es de extrañar que, si las decisiones de compra se hacen con suficiente antelación, las búsquedas hechas en Google realmente puedan predecir el futuro, ya que está claro que si palabras como "comprar casa" o "bienes raíces" aumenta su popularidad entre las búsquedas de Google, es probable que dentro de unas semanas o unos meses, el número de ventas de casas aumente. Los economistas Hyunyoung Choi y Hal Varian estudiaron varias fuentes de datos sobre las ventas de automóviles, el desempleo, la confianza del consumidor para comprar o los destinos turísticos para las próximas vacaciones. Encontraron que los modelos de estimación que incorporan Google Trends predicen los valores reales entre 5 y 20% mejor que los modelos que no los incorporan.

Los economistas Tobias Preis, Helen S. Moat y Eugene Stanley utilizaron Google Trends para estudiar los mercados financieros y encontraron que los cambios de tendencia de la búsqueda de palabras relacionadas con las finanzas en Google, es muy útil para encontrar "señales de alerta temprana" de futuras crisis en los mercados. Este tipo de datos es interesante en sí mismo, pues nos proporciona información valiosa para entendernos mejor a nosotros mismos, pero también permite a las autoridades actuar con mayor margen de maniobra y más información ante posibles perturbaciones que afectan severamente a las sociedades como una epidemia de gripe o una crisis financiera.

Cuando me di cuenta de este potencial, también me puse a buscar datos interesantes en Google Trends. En primer lugar, traté de entender mejor la información exacta que Google Trends nos proporciona. El encuadrado explica el algoritmo utilizado por Google1.

A fin de mantener el anonimato de los usuarios, cuando utilizamos Google Trends, lo que obtenemos no es el número total de búsquedas de una palabra determinada, sino un índice normalizado del número de búsquedas:

Por ejemplo, para una sola palabra clave buscada durante un período de un año en una determinada región, Google Trends determina, en un primer momento, el ratio de popularidad para cada semana. En la región, para cada semana, la ratio de popularidad muestra el número de búsquedas de la palabra clave sobre el número total de búsquedas. Esta relación se normaliza a continuación, con el fin de determinar el índice normalizado. Se normaliza proporcionalmente de tal manera que 100 corresponde a la ratio de popularidad más alta de todo el período (en nuestro ejemplo de un año). Por lo tanto, un índice normalizado de 50 significa que la palabra clave fue la mitad de popular con respecto a la semana en dónde el índice normalizado fue de 100. Estos tipos de índices permiten ver la evolución del número de búsquedas de una palabra clave en el tiempo, comparar la popularidad de una palabra clave en varias regiones del mundo o comparar la popularidad entre varias palabras clave.

Una vez que estaba claro qué información proporciona Google Trends, empecé a buscar palabras que se relacionan con los movimientos sociales como "cambio". Busqué en España entre abril de 2011 y enero de 2012. Dado que hubo un movimiento social muy importante en mayo de 2011 en España llamado “15M” o "los indignados", me esperaba un pico o un cambio en la tendencia en torno a mayo de 2011. Los resultados que encontré están representados en la figura 2.

Figura 2. Elaboración propia con datos de Google Trends.

Sorprendentemente, no encontré ningún tipo de pico ni claro cambio de tendencia en torno a mayo de 2011, pero hay un pico a finales de octubre. Inmediatamente, me puse a buscar lo que ocurrió en España en octubre de 2011 y no he encontrado nada relevante. Entonces, traté de ver la evolución de las búsquedas de "cambio" en un período más largo, entre 2010 y 2015. Los resultados se pueden ver en la figura 3.

Figura 3. Elaboración propia con datos de Google Trends.

Podemos ver claramente que hay picos a finales de octubre y a finales de marzo que coinciden con el cambio de hora que se produce en España entre el invierno y el verano cada año en octubre y en marzo.

Traté entonces con otra palabra con un significado similar pero que es menos ambiguo: "alternativa". Los resultados se muestran en la Figura 4.

Figura 4. Elaboración propia con datos de Google Trends.

Ahora podemos ver claramente un pico en mayo de 2011. Vemos que los patrones son mucho menos estacionales que los que observábamos con "cambio". Este simple ejercicio muestra por qué uno debe tener mucho cuidado cuando se trabaja con datos. Los datos de Google Trends son una herramienta muy práctica y potente, pero deben usarse correctamente o, de lo contrario pueden dar lugar a malentendidos o incluso a conclusiones falsas.

Google se ha convertido en un muy buen oráculo que no sólo nos puede decir una infinidad de cosas sobre el mundo que nos rodea, pero también nos puede enseñar mucho sobre nosotros mismos. Hay que tener cuidado con las preguntas que hacemos; tenemos que, al igual que con los buenos oráculos, los de verdad, elegir nuestras preguntas sabiamente.

Bibliografía

  • Choi, H., & Varian, H. (2012). Predicting the present with Google Trends. Economic Record, 88(s1), 2-9.
  • Ingram, D. G., Matthews, C. K., & Plante, D. T. (2014). Seasonal trends in sleep-disordered breathing: evidence from Internet search engine query data. Sleep and Breathing, 1-6.
  • Preis, T., Moat, H. S., & Stanley, H. E. (2013). Quantifying trading behavior in financial markets using Google Trends. Scientific reports, 3.
  • Rossignol, L., Pelat, C., Lambert, B., Flahault, A., Chartier-Kastler, E., & Hanslik, T. (2013). A Method to Assess Seasonality of Urinary Tract Infections Based on Medication Sales and Google Trends. PLoS ONE, 8(10), e76020. doi:10.1371/journal.pone.0076020

Notas


  1. En la siguiente explicación del índice utilizado, sólo presentaré el caso en el qué se busca una única palabra.